miércoles, 20 de marzo de 2013

Y hay cosas que llegan cuando tienen que llegar...

"En la INDIA se enseñan las "Cuatro Leyes de la Espiritualidad" 

La primera dice: "La persona que llega es la persona correcta", es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación. 

La segunda ley dice: "Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido". Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: "si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra...". No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice: "En cualquier momento que comience es el momento correcto". Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última: "Cuando algo termina, termina". Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegó a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado".



Te echaré de menos y sonreiré cada vez que piense en ti

** Este post va dedicado a mi amiga Monika, que ocupó una parte de mi vida donde me hizo muy feliz, pero también va dedicado a otras tres personas: a Marta, que además de enviarme este texto en el momento justo, lleva mucho tiempo guiándome y no dejándome caer, a Magda, que siempre está ahí para mí y sabe decirme las verdades en el momento preciso y, como siempre, a Marc, que sufre a mi lado e intenta comprenderme siempre.



13 comentarios:

  1. Lo siento mucho Clara. Un abrazo
    Amaya

    ResponderEliminar
  2. Clara mucho animo y para adelante !!!! Besos desde San Sebastian !!! Muaaa

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus palabras que dan un poquito de luz a esta noche de desconsuelo!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Por fin te conozco, Clara.
    Estupenda reflexión.
    Y sí, no dudes que Moni quería que la recordásemos con una sonrisa.

    ResponderEliminar
  6. Gràcies!!! gràcies per poder estar al teu costat y sobretot gràcies per enfrontar la mort de la Mònika com una oportunitat per seguir creixent, per ser tan honesta i fidel al que sents i al teu amor cap a ella. Ara comença una nova etapa que la Monika segur segueix d'aprop :)
    <3 youu!!

    ResponderEliminar
  7. qué sabiduría y qué oportuno.

    un besazo

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho leer este post. Muchas gracias Claire, y un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  9. una abraçada clara
    quin mal fa tot plegat!

    ResponderEliminar
  10. Mónica está y estará siempre en nuestros corazones. La recordaremos tal y como era, con su cabezoneria, con sus risas, con sus no besos,... La echaré de menos pero fue un regalo conocerla al igual que a ti.

    ResponderEliminar
  11. Hace meses que dejé de creer en la casualidad, hace meses que empecé a creer en la causalidad, para mi ahora todo es mucho más fácil entendiendo el mundo de ese modo. Un petó molt fort Clareta, m'ha agradat haver pogut conèixer a la Mònika i m'encanta seguir coneixent-te a tu cada dia una mica més.

    ResponderEliminar
  12. Conocí el blog de Mónika a través de otro blog, y viendo el tuyo ahora me entero de esta terrible noticia. La estuve siguiendo durante meses, no teniendo nada en común con ella ni su enfermedad y viviendo a más de dos mil kilómetros de distancia, pero me gustaba, me gustaba mucho. Solo quiero decir que es una gran pérdida y que gracias a su blog, y sobre todo a ella, en la actualidad soy donante de médula. Pasé de la ignorancia de esa enfermedad a documentarme, implicarme y solidarizarme. Gracias Mónika por convertirme en una persona más solidaria. Nunca te olvidaré

    ResponderEliminar
  13. He vuelto a esta entrada de casualidad, casi sin querer. Pensé que con el paso del tiempo conseguiría entender algo que en un momento así, desde luego era incapaz de sentir.
    Camino de medio año después, no puedo pensar de otra manera.
    Puedo estar de acuerdo con el primer punto. Creo además que toda persona que se cruza en nuestro camino tiene muchas cosas que enseñarnos.

    Lamento no estar de acuerdo con el resto de puntos.
    Creo que era algo que no tenía que pasar, que sin duda no era el momento.
    Y para mí... no es algo que haya terminado. Mònika sigue en mi corazón como el primer día. La llevo siempre. Con una sonrisa o con lágrimas a veces.
    Sigo adelante, sí, pero siento que hay cosas en mi vida que han cambiado gracias a su vida.

    ResponderEliminar