lunes, 14 de enero de 2013

El estómago en el piso de arriba

En este blog he usado mucho la expresión "es como una montaña rusa" porque durante todo este tiempo lo he vivido varias veces. Desde hace unos días aún más si cabe.

Os digo, y lo creo con toda sinceridad, que creo que mi camino con el cáncer ha acabado para siempre. Confío y SÉ, que no voy a recaer ni a tener otro susto como el de hace dos años. Es algo que no puedo explicar, porque es más un sentimiento que otra cosa. 

Aún creyendo firmemente que todo esto pasó, no puedo evitar que determinadas noticias que me llegan (ya sea por medios de comunicación o de la vida real más cercana) hagan sentirme como en una montaña rusa. Porque cuando leo que Anna Lizaran ha muerto de cáncer pocas semanas después de ser diagnosticada, noto en el estómago la misma sensación que cuando bajas con rapidez en una montaña rusa o cuando el ascensor empieza a moverse de repente. Creo que es normal que la sensación sea precisamente esa, porque aunque tu cuerpo ya no esta en ese lugar, hay algo que ha quedado y que necesita algo más de tiempo para situarse a la misma altura (es como si el estómago se me hubiera quedado en el piso de arriba y siento un cierto revolvimiento antes de volverlo a notar en su sitio).

Estos días están siendo especialmente duros para gente muy cercana, porque han perdido a alguien por esta enfermedad. Aunque yo conocía a esta persona de muy poco (de hecho nos debemos haber visto unas tres veces) debo decir que la noticia me ha impactado. Recuerdo haberla visto "curada" cuando yo enfermé, y saber del trágico final después de una recaída es duro, sobretodo para ellos, pero también para mí.

Es difícil explicar lo que siento, porque no es miedo. Lo lógico sería que pensara en las posibilidades que hay que a mi me pase lo mismo, pero no es eso. Siento tristeza. Me siento más próxima a alguien que en realidad nunca conocí por el simple hecho de haber estado dentro de un mismo saco.

A estas alturas solo siento que ojalá ella hubiera tenido la misma suerte que yo (y quizás también debería pensar que ojalá yo tenga más suerte que la que tuvo ella). Ojalá la gente que la ha perdido pueda superar el momento de pena y se queden con un buen recuerdo.

Yo nunca me he sentido realmente en la cuerda floja, pero supongo que he estado un poquito más cerca que mucha gente. No sé que se siente cuando sabes que la cosa se acaba, pero si sé lo que se siente cuando un amigo te regala un día magnífico aunque tu estés hecha polvo. Quiero creer que ella se ha ido con esa sensación (porque sé que le han dado momentos magníficos hasta el último momento).

6 comentarios:

  1. Otra gran entrada.
    Al final estas noticias nos tocan el corazón, a pesar de no tener relación con esa persona.
    Yo, desafortunadamente, no tengo esa sensación de seguridad de que el cancer no va a volver.
    El otro dia me comento una amiga que porque nunca digo que estoy curada y la verdad es que no me atrevo a decirlo, porque no estoy segura de que el cancer no va a volver a llamar a mi puerta. Asi que es algo que tengo trabajar y mucho.
    Besazos y animo para los familiares y amigos.

    ResponderEliminar
  2. Clareta, l'altre dia parlant amb una coneguda em va dir "quina sort has tingut en un any ja t'has curat", per mi un any era molt però ara m'agrada pensar que un any no es res, que em tingut molt sort i que som unes privilegiades, prefereixo donar-li aquesta lectura. Entenc perfectament la sensació que descrius quan rebem noticies amb finals tristos, però imagino que ens anirem acostumant, o no, potser prefereixo no oblidar-me mai que sóc una de les afortunades que es va curar d'un càncer de pit, petons

    ResponderEliminar
  3. Clara es normal que te afecte la muerte y más si se trata de alguien joven o alguien que ha muerto de una enfermedad por la que tu ya has pasado. Yo estoy segura de que nunca volveré a tener cáncer aunque tengo que confesar, algunas ya lo sabéis, que jamás he tenido la sensación de tenerlo. Hay que quedarse con las cosas positivas y buenas de la vida. El cáncer se suele curar en la mayoría de los casos.

    ResponderEliminar
  4. Yo sigo con paranoias y cada vez me afecta mas la muerte de akguien por leucemia. Entre en estado de shock. Ojalá yo pudiera tomarmelo como tú. Bss con neupogen

    ResponderEliminar
  5. Hola!! jo el que senc es com si hagés passat un mal somni, i hem pregunto: de segur que soc jo la que ha passat per tot el calvari este durant 2012?
    No me ho acabe de creure, i sé que he tingut molta sort, perque ja s´ha acabat,i perque en definitiva tot m´ha anat molt be. Crec que per eixe motiu el meu cap nega qualsevol recaiguda.
    Es important creure que tot anirá be. El cabet fa molt. Besets.

    ResponderEliminar
  6. Jo em sento curada fins i tot abans d'acabar la quimio (tot i que hi ha moents que dubto...) però sí que penso en què passaria si tornés a tenir càncer. Quan sento parlar de recaigudes, de nous diagnòstics sí que tinc por i el cap va al vol però bé, si torna doncs a tonar-hi no? Rubén sempre em diu que la possibilitat hi és, tots la tenim, de repetir o de debutar i que quan siguem al ball ja ballarem!

    ResponderEliminar