lunes, 27 de febrero de 2012

Vivir con una sonrisa

He vivido unos días muy especiales, que van más allá de lo que pueda describir con palabras. He tenido la gran suerte de conocer a una gente que es maravillosa, y que por cuestiones de la vida, nos hemos encontrado en el camino. Aunque ahora sienta cierta tristeza por volver a estar alejados, cada vez que pienso en estos días me sale una gran sonrisa. Sois gente especial de verdad, y me habéis hecho sentir muy feliz.




** Este post va dedicado a mis Pelones Peleones. A Lou, Jose, Eva, Guzmán y Martina, a la família Fernández Álvarez, a Lucas, José Luis, Paloma, Maite y Pepe, pero sobretodo va dedicado a Luki, Elías y Ainara. Ellos han conseguido que sienta que los conozco de hace una vida, y eso pasa pocas veces. Os voy a echar mucho de menos :(

domingo, 19 de febrero de 2012

Lo bueno, si breve... FELICITATS LEO!

Os tengo un pelín descuidados, lo sé, pero pienso solucionarlo. De momento, os dejo con unas de las mejores noticias que podíamos tener esta semana, y es que Leo por fin tiene su cordón! Los que luchamos cada día para que todo aquel que lo necesite tengo su médula o cordón, no solo nos alegramos con noticias como ésta, sino que además, salimos reforzados para seguir haciéndolo.


** El post de hoy va dedicado a Leo y los que le quieren. Porque ésta sea solo la primera buena noticia, a partir de ahora, muchas más!

martes, 14 de febrero de 2012

Corro contra el cáncer

Siempre había pensado que correr era aburrido. Había observado desde la lejanía a los que corrían preguntándome qué les debía empujar a hacerlo. Creo que asumía que yo no podía hacerlo y por eso lo miraba con recelo. 

Cuando superé mi cáncer decidí que había cosas en mi vida que debía cambiar. Algunas de ellas fueron por salud (empezar a hacer ejercicio, comer mejor,...) y otras para mejorar mi vida (reconciliaciones, cambios de actitud,...). Poco me esperaba yo que el querer aprender a correr iba a resultar un pasito adelante en los dos aspectos, en mi salud y en la mejora de mi vida. 

El primer paso fue convencerme que correr era posible. Al principio me costó, porque no nos vayamos a engañar, si estando sana me parecía una tortura, después del tratamiento iba a ser todavía más difícil. Consciente de las consecuencias que el tratamiento había dejado en mi cuerpo, decidí que debía empezar a hacer deporte. Me conozco profundamente, si quería hacerlo con regularidad debía hacer algo que me "obligara" a ir al gimnasio, así que contraté un entrenador personal. 

Empecé mis sesiones pensando que el entrenador sería aquella persona a la que odiaría profundamente y que me haría sudar y pasarlo mal. Empecé con miedo a acabar odiando ir al gimnasio. Qué equivocada estaba!! Al poco ya disfrutaba con esa sensación mezcla de cansancio y satisfacción. Llegados a ese punto, debía ponerme mis propias metas y la primera llegó pronto: La Cursa de la Dona '11.

Cursa de la Dona '11

Nunca había oído hablar de esa carrera hasta un año antes. Estando en plena quimio lo vi y pensé que algún día llegaría a correrla, así que me planté las mallas y las zapatillas y directa a ello. Fue un día maravilloso, por la emoción y la gran compañía (aunque la meteorología no acompañó, lluvia torrencial durante toda la carrera).

Cuatro locas bajo la lluvia

Desde aquí envío un besito especial a Yolanda: compañera de trabajo, amiga y seguidora en mis locuras (tenir una amiga com tu és tenir un tresor!).

Yolanda y yo después de la carrera 

Después de la carrera, pasé unos meses de entrenamiento en el gimnasio. He ido avanzando poquito a poco. Xavi, mi entrenador, ha ido controlando los ejercicios que podía hacer y sobretodo mis pulsaciones (he recuperado la fuerza muscular bastante bien, aunque el trabajo cardiovascular me cuesta mucho más).


Cuando vi que se celebraba una carrera en la que el lema principal era "Corro contra el cáncer" me di cuenta que esta era mi oportunidad para volver correr. Qué mejor que ponerte a prueba y dar unos eurillos para la AECC (Asociación Española contra el Cáncer)??

http://www.corrocontraelcancer.com/

Una vez decidida, solo faltaba engañar a alguien para que se levantara pronto un domingo para ir a correr, y sobretodo a pasar frío. Desde el primer momento conté con Marcos, el profe de running de mi gimnasio. Me dijo que si yo quería ir, él me acompañaba, aunque fuera para hacer la carrera andando. Después se apuntó Clara, mi compañera inestimable (en la vida en general, y en el gimnasio en particular). No sé muy bien cómo me lo monto, pero el plan era ir a una carrera con un profesor de running y una ex-atleta profesional, iba a ser todo un reto.

Marcos y Claras
En seguida pensé en Marta y Eva, dos onco-atletas como yo. Ellas entienden como nadie el esfuerzo que supone para mi poder correr (o al menos intentarlo) 5 km y sobretodo la ilusión de llegar a la meta (aunque suene muy a metáfora, para nosotras la meta tiene un gran significado). 

Trío de onco-atletas
En este punto hago un pequeño inciso: chicas, no sabéis lo mucho que me alegro de haberos conocido!! Aunque haya gente que me diga que porqué no me olvido de todo y dejo a las amistades oncológicas, yo soy feliz de tener a mi lado a personas que comprenden lo que he vivido y lo que siento. Mirad! Son chicas maravillosas con las que río, como, corro... no nos juntamos a llorar por las esquinas por haber estado enfermas. Ellas son un gran ejemplo de vitalidad, y son mis amigas, así que no voy a dejar de hacer todo lo que pueda con ellas.


El domingo fue un día para recordar. Me levanté muy temprano, pasé mucho frío y casi me ahogo corriendo, pero lo que va a quedar es la sonrisa de oreja a oreja que tengo en cada una de las fotos. Me lo pasé en grande y disfruté mucho (yo, a la que no le gusta madrugar, ni pensaba en correr).

Os dejo una foto, para que os riáis un poco de mí y para que veáis que lo importante no es llegar el primero, ni ser el más rápido, lo importante es llegar a la meta apoyado por tus amigos y con una sonrisa en la cara.


Cierro este post aconsejando a todo el mundo que haga deporte. Sé que puede parecer duro, y de hecho lo es, pero también es muy gratificante. Para las chicas que hemos pasado un cáncer de mama, además es completamente indispensable (os dejo la imagen de un escrito que habla al respecto)


** El post de hoy va dedicado a Xavier Gracia, mi entrenador. Gracias por haberme ayudado a ver y vivir la parte positiva del deporte y por hacer que cada día que voy al gimnasio, vuelva a mi casa con una sonrisa en la cara.


viernes, 3 de febrero de 2012

Una tarde de corazones

Ya sabéis que tengo una debilidad especial por Magda. Pues cuando me envió un mensaje diciéndome que en el Hospital estaban preparando un acto de presentación de la Fundación Agatha Ruiz de la Prada, la Grup Ágata y Onocolliga, y que si iba a ir, no perdí un segundo en decirle que iba segurísimo.

Marta y yo, dos ex-pelonas

Esta tarde, pese a los pronósticos apocalípticos en cuanto a meteorología se refiere, mi amiga Marta y yo nos hemos ido al Hospital de Sant Pau. Ibamos sin saber demasiado de que iba la cosa, pero en seguida nos hemos puesto al día. La cosa hoy iba de corazones, pero no de unos corazones cualquiera. La Fundación Agatha Ruiz de la Prada ha donado las telas necesarias para que voluntarios de Grup Ágata y Fundació Oncolliga puedan elaborar unos cojines en forma de corazón. Ahora viene cuando os preguntáis: y qué tiene que ver un cojín en forma de corazón con el cáncer de mama?? Pues la respuesta es muy interesante: se ha comprobado que la forma del cojín hace que este se ajuste confortablemente debajo del brazo, reduciendo el dolor de la incisión de la cirugía y disminuyendo la tensión de los músculos de la espalda. Además de todo esto, es evidente que un corazón lleno de colores puede ser un detalle de alegría en los momentos de más tensión. La Dra Ramón y Cajal hoy ha dicho una cosa que me ha gustado: parece que todas seamos mayores para tener un osito de peluche, así que tendremos nuestro corazón y podremos consolarnos con él, como un niño lo hace con su oso. Cuántas veces hubiera achuchado yo a mi corazón durante el último año si lo hubiera tenido!

Para todos los que queráis un poquito más de información del proyecto, que tengáis ganas de colaborar cosiendo, donando material o para los curiosos, ésta es su web: http://www.almohadadelcorazon-oncolliga.com/


Y después de explicar la parte técnica del evento, os explico también las anécdotas. Hoy, además del descubrimiento de los corazones, he tenido mi minuto de gloria. Después de toda la presentación y los comentarios que han hecho Agatha y representantes de Grup Ágata, Oncolliga y el Hospital de Sant Pau, han cedido la palabra a los asistentes. En ese momento he pensado que era la situación idónea para agradecerle en público a Magda todo el cariño y las atenciones que ha tenido hacia mi durante el tratamiento. Entre la emoción y el hilillo de voz, he hecho lo que he podido. El mensaje debe de haber llegado, porque Agatha se ha levantado de la mesa que había en el escenario, ha venido hacia mí y me ha regalado uno de sus cojines y un par de besos. 



Para acabar este post, nada mejor que una foto con Magda, mi verdadero cojín durante un año de tratamiento. Es la persona que ha estado conmigo en todo momento, mi guía y mi amiga.