miércoles, 17 de octubre de 2012

Crónica de una boda anunciada (Parte II)

Esta historia empieza en Crónica de una boda anunciada (Parte I)

Desde un principio la idea fue tener una boda súperíntima con los más allegados y pasar el fin de semana siguiente con los amigos en una casa de colonias. Así que cuando salimos del hotel, nos dio tiempo a ir a casa a coger la mochila y poco más.

Y de nuevo... más sorpresas! Bajamos al portal de casa y de repente nos encontramos con esto:



Fuimos todo el viaje con el coche lleno de globos y sufrimos varias veces la versión makinera de la marcha nupcial.

Al llegar a Can Mateu, vimos que habíamos acertado con la decisión, porque es un sitio magnífico.

Vista exterior de la casa

Poco a poco la gente fue llegando, y entre todos los besos y abrazos llegó la hora de cenar. Tengo que decir que estoy súper contenta de haberlos visto a todos, y súper agradecida, porque sé que hubo gente que hizo lo imposible por venir (hasta desde Bruselas vinieron!).

Hay que hacerse a la idea de que estábamos en una casa de colonias, por lo que no habían grandes lujos, pero la cena a base de sopa de galets (codillos) y tortilla de patatas para mi fue lo más.


Después de la mis amigos nos regalaron un olivo-bonsai. Lo mejor de todo son los mensajitos que llevaba colgados.

Los castellanohablantes que busquen un traductor, que aquí hay demasiado texto
Foto de grupo con olivo incluido

La noche transcurrió entre cervezas, patatas, pipas y demás. Nos dedicamos a jugar a "Adivina mi personaje" (juro que lo he tenido que buscar en internet http://adigital.pntic.mec.es/~aramo/juegos/juego60b.htm ).

Hay que tener muy mala leche para formar este trío



Llegó la hora de dormir y Yolanda decidió que era el momento idóneo para hacer un show de los suyos. Nos reímos mogollón, pero al día siguiente no había quien se levantara.

Foto hecha a traición: Eva, las piernas de Marc, un pie de Víctor y mi careto

Fuimos a desayunar y después tocaba kayak. Marc y yo tuvimos la gran suerte de coger uno que estaba rajado (pero de eso no nos dimos cuenta hasta al final). Yo no llegaba a entender como los demás iban tan rápido y a nosotros nos costaba tanto movernos. Todo tiene su explicación.

Pantà de Sau
Marc y Víctor sacando agua del kayak 

Después llegó la comida, y como aún nos quedaba un ratito muerto, Marta sacó toda la artillería que aprendió en el curso de yoguitos y nos lo hizo pasar genial.

Primero me hizo volar (literalmente), y luego jugamos al puente del amor (ahora no sé si se llama así!).

Clara por los aires
Mireia partiéndose mientras la pasaban por el puente (ojo las caras, todo el mundo disfrutando)

La tarde acabó con una sesión express de acroyoga para principiantes, y no fui la única valiente!


Ricard, ets molt gran!!

Aún antes de irnos, nos dio tiempo a hacernos una fotillo para felicitarle el cumple a Paloma y hacer una foto de grupo para el recuerdo.



El fin de semana acabó parecido a como había empezado: con alfombra roja, marcha nupcial y globos en el coche.



Sólo puedo decir que he tenido la mejor boda y celebración que me hubiera imaginado. Que no hace falta un pastón para celebrar las cosas buenas de la vida, y que para amigos... NO HAY QUIEN ME GANE! Muchísimas gracias a todos.

3 comentarios:

  1. Es diu el "tunel del amor"!! Els presents bé saben perquè... Jajajja
    Va ser un dia genial!!

    ResponderEliminar
  2. Felicidades otra vez por tu boda y sobre todo por esa súper panda de amigos que tienes!!! Tu post me ha dado subidón de alegría, me voy a la radio más feliz que una lombriz. Un besote Claire!

    ResponderEliminar
  3. Lo pasamos genial. Fue un fin de semana muy divertido.

    ResponderEliminar