martes, 1 de mayo de 2012

Reencuentros

Hay gente que dice pestes de las redes sociales. Que si hacen que la gente se encierre en su propio mundo, que si son una barrera para las verdaderas relaciones sociales, etc... En mi último post, el dedicado a los Héroes Sociales, tenéis 16 ejemplos claros de que no es así. Hoy os explicaré una historia más para hacer cambiar de opinión a aquellos que lo sigan pensando.

Hace muchos muchos años, en un colegio cualquiera de una ciudad cualquiera... Elena y yo nos conocimos. 


Yo soy la de la derecha de la niña que lleva la camiseta amarilla y Elena es la que está de rodillas a mi lado.

Durante muchos años fuimos muy amigas, de aquellas que se explican todas las penas, los líos con los padres, los chicos que nos gustaban, etc.. De ese tipo de amigas que cuando tienes 14 años crees que estarán ahí para siempre. Pero no siempre es así.


Elena y yo, disfrazadas de ficha amarilla (justo al lado de los de azul)

Aún recuerdo nuestro último verano de adolescencia juntas. Nos pasamos 3 meses juntas, un día en su casa y otro en la mía. Fuimos a Segur de Calafell a casa de su abuela, conocí a sus amigos del pueblo de toda la vida,.. Pero de repente Septiembre llegó, y con él, nuestra separación. Cada una fue a un instituto diferente y aún no sé muy bien porqué, eso llegó a separarnos.

Pasaron muchos años sin saber una de la otra. Llevamos vidas diferentes a unas calles de distancia. El milagro llegó cuando nos encontramos en San Facebook (sí, te encuentras a un montón de supuestas amistades que solo te añaden para curiosear sobre como será tu vida años después, pero también te reúne con amigos de verdad). Recuerdo los nervios que pasé el día que quedamos: como irá todo? Nos entenderemos? Habrá cambiado mucho? Habré cambiado yo mucho?? Las dudas se disiparon en pocos minutos, ya que aunque hacía unos diez años que no nos veíamos, en seguida volví a sentirme como si el tiempo no hubiera pasado.



Recuperamos el tiempo perdido y empezamos a hablar de nuestros respectivos. Es curioso darte cuenta que al final ella se ha casado conmigo y yo con ella (su contrario es como yo, y el mío como ella). De hecho, por aquellas épocas ninguna de las dos estaba casada, aunque ella ya tenía fecha prevista. Así que después de 10 años, me vi llorando de emoción al verla aparecer del brazo de su padre el día de su boda.



Poco más de un año después del beso de la foto, recuerdo que ella me envió un mensaje que decía que tenía una noticia que darme. Lo curioso es que yo también tenía que darle una a ella. Las casualidades hacen que en el momento más feliz de su vida, cuando venía a decirme que estaba embarazada, yo le expliqué que me acababan de decir que tenía cáncer. Creo que la coincidencia en el tiempo de esas dos realidades hizo que nos uniéramos aún más.


Hoy escribo estas palabras y se las dedico al niño que iba dentro de esa barriga, mi ahijado. Hoy es un día especial porque cumple su primer añito y yo estoy aquí para poder verlo.



Doy gracias a San Facebook por haberme devuelto a mi amiga y haber ganado un amigo, conociendo a su marido. Y doy gracias a la vida por haberme dado la oportunidad de ver crecer al pequeñajo más maravilloso, que hasta que pueda tener mis propios hijos, será el niño de mis ojos (y después, también).



MOLTES FELICITATS ALEIX!



8 comentarios:

  1. qué historia más bonita y bien contada

    ResponderEliminar
  2. woww¡ preciosa entrada¡¡ ja t'en havia sentit parlar d'aquest petit, (no tant petit ja¡¡¡)felicitats per un fillol tant maco i per una amistat retrobada¡¡

    ResponderEliminar
  3. El petit es una preciositat irresistible i per petoneijar sense parar!!!!!!!!!!!!
    Petonets xoxo

    ResponderEliminar
  4. Moltes Felicitats Aleix!!
    Las cosas pasan por algo, y el momento es el que tiene que ser... concidencias??? yo ya no creo en ellas!! así que Viva San Facebook!! bravo por el reencuentro!! y bienvenido el pequeñin para alegrar el peor momento de tu vida!!!

    ResponderEliminar
  5. Preciosa la historia. Muchas felicidades chiquitín, menuda madrina tienes!!!.

    ResponderEliminar
  6. Ostras Clara que entrada más bonita!! me alegro mucho por ese reencuentro y porque ese pequeño tiene la suerte de tener una madrina que es la ostia, un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  7. Creo que FAcebook es un gran patio de colegio y como en todo patio te juntas con quien quieres y te alejas del resto, me encanta. Preciosa historia, yo también he reencontrado a antiguos compañeros de colegio y me encanta.
    Besos

    Lou

    ResponderEliminar
  8. Que bonitoooooo! vaya madrina mas peleona se gasta el Aleix.
    Un abrazo

    ResponderEliminar