martes, 8 de mayo de 2012

La vida cansa y el tiempo pesa

Ahora que yo ya he pasado mi peor momento post-cáncer y me siento algo equilibrada (equilibrada del todo no lo he estado nunca, muchos lo sabéis), creo que ha llegado el momento de hablar de lo que se siente. Mis palabras no van dirigidas exclusivamente para los que están enfermos y en algún momento llegarán a este punto, mis palabras se dirigen sobretodo a aquellos que están alrededor de los enfermos.

En cada fase de esta vivencia me he dado cuenta que aunque cada caso es un mundo, hay sentimientos que compartimos la mayoría. Los que hemos tenido la suerte de tener la energía necesaria para vivir la enfermedad con el mayor positivismo posible y con una sonrisa en la boca, llega un momento en el que nos sentimos exhaustos. Las ganas de curarnos, las ganas de echar para adelante, las ganas de no preocupar a los demás,... todas esas ganas nos dan un chute de adrenalina que nos empuja a ir quemando etapas. Al final del tratamiento es energía parece acabarse.


"...Ultimamente tengo la impresión que mi camino, ahora que pensaba que iba a ser mas llano, es cuando mas me cuesta recorrerlo, porque lo veo muy cuesta arriba, y estoy agotada!! Me encuentro cansada del esfuerzo de curarme, lo reconozco, y eso es una cosa que no me lo esperaba ahora..." (dicho por Ainara)


Parece una contradicción, pero cuando empiezas a dejar de ir asiduamente al hospital, cuando ya no tienes tu agenda dirigida por las visitas a médicos y tienes más tiempo libre, es cuando te das cuenta que lo has conseguido. Evidentemente eso es un subidón de alegría para todos, para ti mismo y para los que te rodean. Pero también viene uno de los momentos más complicados: el reencuentro contigo mismo. Ese reencuentro está plagado de incertidumbres, de miedos y muchas veces de soledad. Pasas de ser una persona observada y dirigida hasta el milímetro, a estar sola. Reflexiones y recapacitas sobre lo pasado, pero sobretodo reflexiones y recapacitas sobre lo futuro. Qué hacer con tu vida a partir de ahora?

El mayor problema del cáncer seguramente es que no se trata de una carrera de 100 metros lisos, es más bien un maratón, que como muy bien dice mi amigo Jose, al principio no sabes si quiera cuanto va a durar.


"...Imagínate que un día te levantas de golpe con un chillido de alguien que te grita enaltecidamente al oído. Te incorporas. Te pones de pie, te miras. De repente llevas ropa de deportista, un dorsal y delante de ti hay una calle con un circuito trazado donde pone km. 0. Entonces, mirándote atónito, vuelves a escuchar el grito que oíste. ¡¡Vamos!! ¡¡Corre!!. E instintivamente te pones a correr. No sabes muy bien que pasa. Pero tú corres. Es lo que debes hacer. Pongamos que el deporte no es algo que hayas practicado demasiado a lo largo de tu vida. Digamos que la última vez fue cuando jugabas al rescate en el patio del colegio. Y tú estás ahí, corriendo..."

"...A un lado de la balanza esa sensación de piloto automático, de seguir corriendo sin que las piernas sean mías, las endorfinas que riegan mi cuerpo desde la cabeza hasta la punta de los dedos de los pies, haciéndome sentir más vivo que nunca, y creer, creer que voy a poder con esta carrera y con todo lo que se ponga por delante, creer que esta carrera nos va a cambiar a mejor para siempre. Y al otro lado, los calambres, el maldito flato que no me deja respirar, la camiseta empapada de sudor raspando su tejido sobre mi piel, el dolor en la planta de los pies, en las rodillas en cada zancada, y el cansancio que se apodera de la fe en lo que puedes llegar a hacer secuestrándola en una caverna…"


Y cuál es la putada de todo esto? Que tú por cojones tienes que sacar la fuerza para correr el maratón, estuvieras preparado o no, pero hay mucha gente que se agota por el camino, y hay veces que te da la sensación que el último kilómetro del maratón lo tienes que correr tú solo, mientras que los demás insisten que la carrera ha acabado.


"...Así que por favor, no me pregunteis mas cuándo voy a volver a trabajar, o cuando voy a volver a la "normalidad"... porque estoy agotada y me encantaría volver a lo que era antes, pero nunca mas será así, y eso es algo que todavía lo tengo que asimilar yo misma..."


Y aquí viene la parte importante de todo esto:

Llevamos meses de tratamiento, que nos han machacado físicamente, y llegamos a un punto donde el tratamiento ha acabado pero aún arrastramos consecuencias. Se nos une a una incertidumbre sobre cómo será nuestra vida a partir de ahora (por los cambios físicos y psicológicos sufridos), los cambios sociales (tu vida ha seguido adelante durante mucho tiempo sin ti y no sabes si ahora encajará con tu nuevo yo), los aspectos laborales (tiempos de bajas médicas, burocracias, reincorporaciones laborales donde no sabes si quiera si tendrás tu puesto de trabajo garantizado),... Así que no, NO TODO ACABA CUANDO TE CRECE EL PELO. No caigáis en la tentación de preguntar sobre cuando volveremos a la vida normal (dando por hecho que la vida normal debe ser forzosamente la que teníamos antes de enfermar) o cuando volveremos a trabajar, porque asociar esto a la curación es un error. 


"...No quiero decir que ahora me vaya a poner en plan negativa...noooooo!! simplemente que me he dado cuenta de que tengo que admitir que LA VIDA CANSA. Pero no la vida anterior a mi enfermedad y lo que hacía yo antes, no! eso no era VIVIR. Me refiero a VIVIR la VIDA de verdad, dando la intensidad que se merece cada segundo para poder exprimirlo a tope, y además estar luchando por robar otro segundo mas al reloj de la cuenta atrás..."


Creo que ahora que mi peor momento ha pasado, tenía la obligación de escribir, decir y GRITAR, que el maratón no acaba en el kilómetro 41 por mucho que nos sintamos exhaustos. Que aunque veamos la meta a lo lejos, nos queda la peor parte no porque sea mala en si, sino porque llevamos el cansancio acumulado. Nosotros somos los primeros que queremos volver a ser un no enfermo.

** Mi post de hoy va dedicado a Jose y Ainara, cuyas palabras he "robado" para construir este post. Tengo la suerte de ser la primera de esta gran cadena que hemos creado y aunque a veces pase por las situaciones sin la experiencia previa ajena, también soy la primera en superarlas. Este momento, también pasa. Ahora, a por el siguiente.

Aquí tenéis un link donde podéis escuchar muchas de estas cosas de su propia voz:
http://www.eitb.com/es/audios/detalle/881465/mas-blog-uno-cien-mil-proyeccion-bancalimpiacom/

23 comentarios:

  1. "No todo acaba cuando te crece el pelo"
    Gracias por ir por delante y marcarnos las flechas del camino
    GRACIAS SIEMPRE... PORQUE ERES SIMPLEMENTE ESTUPENDA!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuando aun quedan 8 sesiones,radio y te ves cansadita de cuerpo que te cuesta caminar.......... Es un camino duro pero gracias a gente como vosotras,nos dais mucha fuerza.Gracias Clara,y aprovecho para darselas tambien a Ainara,Mila,Blanca etc.CAMPEONAS

      Eliminar
  2. Me ha parecido un post con tanto de verdad... Muchas veces sientes que nunca llega la vuelta a la normalidad. Yo hace años que dejé de esperar que llegara... Ánimo y alegría, y fuerza para afrontar el cansacio de la vida :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo espero el acabar con el cansancio post-tratamiento, para cambiarlo por el de VIVIR de verdad.

      Eliminar
  3. me e.sentido tan identificado.con.este blog que me kedo sin.palabras que aportar.gracias.

    ResponderEliminar
  4. ANA ISABEL CORRAL DÍAZ DE LEÓN8 de mayo de 2012, 17:24

    Simplemente ¡GRACIAS!...

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Como diría alguien que tú y yo sabemos... XOXO

      Eliminar
  6. Cada día mer sorprendes más y más. Me alegro tanto de haberte conocido. Me hubiese gustado encontrar a más gente como tu cuando empecé con la enfermedad y me encontraba totalmente perdida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún te sorprendo? Yo también hubiera querido encontraros antes, mucho antes.

      Eliminar
  7. Me ha encantado Claire. Me ha encantado oirte gritar, hablar, sentir y compartir. Gracias amiga. Gracias, gracias y gracias. Me encanta tenerte cerca en esta carrera. Un beso fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay veces que hay que decir lo que se siente aunque pueda ser difícil de escuchar por los que nos rodean. Y muchas veces es más fácil hacerlo cuando lo ves con un poco de perspectiva. Hay tanta gente sufriendo sin atreverse a abrir la boca... que creo que valía mucho la pena. Un besazo para los 4!

      Pdt: Quiero que me hagáis un jose!!

      Eliminar
  8. No, efectivamente, la cosa no acaba cuando vuelve a salirte pelo, de hecho a mí ni se me cayó ni sufrí la quimio y mi vida nunca ha vuelto a ser la misma, ni lo será.
    La vida cansa y el tiempo pesa y sólo quiero que sea verdad eso de que el tiempo pone cada cosa en su sitio aunque tengo mis dudas de que haya un sitio para cada cosa.
    Encuentra la vida que quieres vivir y con eso ya tienes tarea más que suficiente.
    Besos

    Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da la sensación que tú me llevas muchos pasos de ventaja en muchas situaciones. Ya te lo he dicho en otras ocasiones, pero me he sentido taaan identificada contigo tantas veces... parece increíble. Me gusta tu mermelada pq aunque casi siempre es dulce, siempre tiene ese puntillo de ácida que hace que no llegue a ser empalagosa. Hay veces que vale la pena decir las cosas por su nombre, aunque pueda molestar.

      No sé que voy a conseguir que sea mi vida a partir de ahora, yo solo sé que lo voy a intentar.

      Un besazo!

      Eliminar
  9. ¡¡¡cuanta verdad!!! es agotador que te digan continuamente -pues tu estás muy bien porque tienes muy buena pinta-¿qué sabe nadie cómo te sientes ,tus vacios,tus miedos ...?.Cuánto daño hacen a veces esa preguntas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual lo que hace falta es que los enfermos dejemos de intentar sobreproteger a los que nos rodean y explicarles la verdad de lo que vivimos. No hace falta hacer un drama de las cosas, simplemente decir: sabes que? Sé que me lo dices con la mejor intención del mundo, pero tus comentarios no me ayudan. Quizás la gente nos lo dice con la mejor intención, y nosotros callamos con mejor intención todavía, pero no es así como debería ser.

      Eliminar
  10. Que te voy a decir que no hayamos hablado ya?? Que acabar el tractament es un moment d'extrema fragilitat, una crisi en majúscules perque por molt que un vulgui, mai es "tornar" a lo d'abans, el cáncer i el seu tractament mai podran ser una "pausa" sinó un salt al buit i aquest es el moment de fer un aterrissatge o per tenir el valor de seguir volant...

    <3

    ResponderEliminar
  11. Me siento totalmente identificada con tus palabras, gràcias por expresarlo tan bien. Ahora entiendo lo que me passa!
    Fanni

    ResponderEliminar
  12. Clara,
    Es la una de la madrugada y aquí sigo, leyendo. Cuanto más leo, más te aprecio (aunque antes me enfadara un poco ;-).
    Esta entrada me causa una honda impresión.
    No sé si antes te dije que, si bien estoy empezando a lidiar con esta enfermedad, hace cinco años ya pasé por lo mismo pero en otra parte de mi cuerpo y, justo cuando parecía que esos primeros años de más riesgo ya habían pasado, vuelta a empezar...
    Por eso hay aspectos de al enfermedad que sí conozco. Uno de los más duros para mí fue ese momento en que los médicos te sueltan la mano para que empieces a andar el camino tu sola, fue como si me dejaran al borde de un precipicio. Sentí un vértigo paralizador, casi insuperable. Y quienes me rodeaban no sabían nada de eso, solo me decían que tenía que estar muy contenta y volver a hacer las cosas con normalidad. ¡Hala! Ahí quedaba dicho, y yo... con esa sensación de impotencia. Ahora, al leer lo que tu escribes, pienso que volveré a pasar por ese momento y no sé cómo lo encararé. A ver si en tus comentarios y los de tus amigos encuentro truquillos que me ayuden.. seguro.
    ¡Hasta pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia,

      Creo que debes pensar en positivo: es probable que vuelvas a vivir una situación similar, pero ahora ya sabes como puede llegar a ser ese momento. La información es una gran arma. En tu mano está el ir preparándote a ti y a tu entorno para ello: habla sobre tus miedos, coméntalos y pide la ayuda necesaria para afrontarlos.

      Un saludo!

      Eliminar