lunes, 5 de diciembre de 2011

Nuevos mundos

Tener cáncer conlleva un montón de puñetas (de las que ya he estado hablando, y aún quedan muuuuchas otras por explicar), pero también da muchas cosas buenas. Para mi una de las mejores ha sido disponer de tiempo.

Justo antes de empezar con todo esto, yo vivía un momento de estrés grande. Mi trabajo me robaba muchas horas, y sobretodo, muchas energías. Había veces que llegaba a casa a las siete y algo de la tarde y me quedaba dormida en el sofá. Algunos de esos días, del sofá iba a la cama y "mañana será otro día". Vivía por y para el trabajo, no porque quisiera, sino porque no tenía energía para más.

En el tiempo de espera entre la biopsia y el diagnóstico, algunas veces venía el tema a mi mente. Recuerdo que un día pensé: bueno, si me dicen que tengo cáncer, al menos no tendré que acabar el proyecto XXX del trabajo y podré descansar. A día de hoy me doy cuenta de lo mal que hay que estar para pensar así!

Al principio pasas muchas horas en el hospital y estás como en una especie de nube, luego llega la calma y el tiempo para uno mismo. Yo he disfrutado (y disfruto) mucho de ese regalo. Muchas veces la gente me pregunta si no me aburro y yo siempre les contesto con un NO rotundo, muchas veces el día no tiene horas suficientes para mi.

Los primeros cuatro meses de baja los compartí con mi madre y con Dani. Dani es un compañero de trabajo que tuvo un accidente un par de semanas antes que yo cogiera la baja. En aquel momento él no pasaba por uno de sus mejores momentos, así que nuestras penas nos unieron, y mucho. Las comidas con él duraban 5 horas, cuando pasaba por casa simplemente a saludar, acabábamos analizando películas, mirando vídeos de youtube, hablando de todo hasta las tantas. Seguramente él nunca leerá esto, pero fue mi mejor apoyo para olvidarme a ratos del mundo hospitalario (estoy segura que lo sabe, porque se lo he dicho una y mil veces!)

Por suerte, él se recuperó y volvió a trabajar; a mi aún me quedaba un largo camino por delante. Las navidades pasadas pensé que ya que disponía de tiempo, iba a intentar hacer la decoración navideña a mano. Las manualidades nunca se me habían dado especialmente bien, así que iba a ser todo un reto. Empecé a buscar por internet y descubrí un mundo mágico: el scrapbooking. Vale, ya sé que ahora mismo estáis pensando: lo cualo?? Yo tampoco sé explicarlo demasiado bien, así que plagiaré la explicación de mi amiga Àurea (www.cromatismes.com)

"... Scrapbooking es el arte de personalizar los álbumes de fotos haciéndolos mucho más originales, a mano y mezclando todo tipo de materiales como papeles estampados, botones, flores, cintas, pegatinas, transferibles (y muchísimas cosas más!), y añadiendo técnicas como la estampación, pinturas, tintas en spray, el embossing…"


Como el año pasado fui muy buena, los reyes magos se enteraron de mi fascinación por este nuevo mundo y me regalaron un kit de iniciación y un "Vale por un curso" (más que nada para amortizar el pastón que nos hemos gastado en tijeritas, papeles y demás). 

En Cromatismes (es como se llama la tienda dónde compro/hago talleres) no solo me he hecho una manitas, también he conocido a mucha gente guay. La tienda es de Àurea, una chica que se la jugó y montó una tienda, y ahora vive de lo que era su hobbie y tiene un montón de clientas/amigas. Allí también conocí a Tana y Ruth, con las que me junto todos los miércoles con la intención de trabajar un poquito, pero siempre acabamos hablando y sin hacer nada. Y después llegó Mir, un súper terremoto con el que no puedes hacer otra cosa que no sea reírte.

Para mi el mundo del scrapbooking ha sido más que un mero hobbie. Además de conocer a gente fantástica y matar muchos ratos muertos, ha sido una medicina más. Cuando hacía mis sesiones de quimio, sabía que mi día malo era el martes. Todos los martes me iba al curso y entre el rato de ir y volver y las dos horas que pasaba allí con mis compis, cortando, pegando, cosiendo (cosiendo?? no, a mi me lo cosía Àurea) papeles, sin darme cuenta los malos momentos pasaban. 




Tengo que agradecer a Àurea todas las ayudas que me ha dado: me sacaba el papel del celo cuando mis uñas estaban hechas una pena, me ayudaba a hacer agujeritos cuando yo no tenía fuerzas, me subía y bajaba la bolsa del material cuando yo no podía cargar peso... Y sobretodo, por todos los buenos momentos que he tenido en "su casa".

Debo confesar, que el año pasado no hice los adornos navideños, pero para compensarlo, este año si.







** Evidentemente el post de hoy va dedicado a mis chicas de Scrap, pero también a Ainara, que sufre por no poder ir a trabajar. Disfruta de tu tiempo y aprovecha para conocer nuevos mundos.

8 comentarios:

  1. Que cosas mas chulas!! estan geniaaaaaal!!! pues con lo que me gustan a mi las manualidades (y visto que la repostería no es lo mio) me voy a empezar a mirar cositas de estas por internet, que tiene buena pinta y entretenido.
    Habrá que hacer algo productivo con todo este tiempo que tengo por delante... Gracias por la dedicatoria!!! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Qué chulo!!! Yo he descubierto hace poco en internet el scrapbooking y aunque no me llama para hacerlo yo, me encanta ver lo que sois capaces de hacer.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en lo buenísimo de disponer ahora de tanto tiempo. Yo voy mucho más relajada y estoy de mucho mejor humor al no tener que correr a diario y cargarme los fines de semana de cosas de casa, que si la comida de los críos para varios días, que si recados mil que trabajando no podía hacer a diario... ¡Siempre se puede sacar algo bueno!

    Arriba Ainara!

    ResponderEliminar
  3. Ets una crack Senyoreta Valera!!! És un gran plaer i un gran honor conèixer gent com tu! amb aquesta força i aquestes ganes de lluitar! Ens ensenyes a tots que dels mals moments sempre s'en pot treure alguna cosa bona i que mai ens hem de rendir! No saps com m'agrada arrencar ni que sigui un somriure a la gent! de lo millor de la vida!
    Petonatzo!

    ResponderEliminar
  4. Love, love, love,love, love, love al infinit (i més enllà!!!!!!!) ets un crack en superació extrema, perquè la veritat es que el temps que jo et conec, no t'he vist mala cara (algún "bajón" sí, però només això: "bajón momentaneo que desaparece en breves momentos" ;)
    Compartir amb tu els dimecres és fantàstic, divertit i com bé dius: una xerrera rera l'altre, et prometo que el proper dimecres farem més cosetes de Nadal que tant t'agraden!!!!!!!!!! ho prometo!!!! aquest any només tu m'acompanyes en aquest camí!!!!!!!! i un mes abans!!!! jijijiji
    Tu fas que jo pensi que no haig d'estar enfadada per "tonteries o absordeces" ja que hi han coses més importants a la vida per les que ens haurem o hauríem de preocupar o tenir cura, no saps l'exemple que dones, si ho sapiguesis potser et possssssaries vermella i tot, de veritat i de tot cor: ets un gran exemple a seguir en superació, alegria, il.lusió i enteressa, la vida no t'ha fet una mala passada, només una "xina" a la sabata per fer-te més forta i fer que la gent que compartim el teu moment i el dia a dia siguem millors, gracies per oferir-me la teva amistat, perdò: AMISTAT es tot un plaer i un LUXE.
    Petonets xoxo mio!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Se m'ha oblidat: QUE XULA TOTA LA DECORACIÓ DE NADAL QUE HAS FET!!!!!! molt bonic, creatiu i preciós! segueixo sent un desastre carinyet... ainssssss :)
    Lo dixo: Petonets xoxo mio

    ResponderEliminar
  6. Aiiiii, no em feu aquestes coses que les hormones em porten mig boja i em feu plorar!!

    Dono per bó si tot lo que m'ha passat serveix pq tots valorem el que tenim i poguem ser una mica més feliços tots els dies.

    Com podia haver estat tot aquest temps sense vosaltres?? Ara ja no em desenganxeu ni de broma!

    Un súperpetó a les dues!!!

    ResponderEliminar
  7. Qué pasada y qué bonitos, interesante lo del scrapbooking. Yo soy super patosa para las manualidades, soy negada ;). Aunque reconozco que entre Monika con el ganchillo y tú con los decoraciones navideñas...me estoy animando.
    Una abraçada molt fort i espere que gaudeixes molt.

    ResponderEliminar
  8. Clara somos tan iguales en algunas cosas que a veces me sorprendo al leerte. Seguramente somos super diferentes pero tenemos miles de cosas en común. Me acuerdo diciéndole a Víctor llorando a lágrima viva "no me puedo poner mala ahora, tengo mucho trabajo". Ahora me doy cuenta de que no soy imprescindible y que si yo no estoy en trabajo todo sigue adelante, más aburrido, pero adelante.

    Me encanta lo que haces. Voy a tener que hacer una entrada para que veas todo lo que hago yo. Ahora mismo me encantaría vivir en Barcelona para poder apuntarme a algo de scrapbooking ya que me encanta!!!!

    ResponderEliminar