viernes, 2 de diciembre de 2011

Compañeros de viaje: Mi madre

Hoy empiezo una nueva "sección" en mi blog. En ella quiero hablar de esa gente que ha estado a mi lado de forma incondicional, riendo, llorando, aguantando los momentos de mal humor y los subidones de alegría.

Tengo taaaantas personas de las que hablar, que creo que va a ser una sección fructífera. Empiezo a pensar sobre quién debe ser el primer agraciado, y aquí empiezan los problemas. Esto no va a ser un ránking, no pienso seguir un orden de importancia, porque cada uno ha tenido su momento y su lugar.

La primera en presentaros tenía que ser.... MI MADRE



Porque una madre es una madre, aunque muchas veces no se lo digamos. Os podéis imaginar cómo se pone una madre cuando su única niña se pone malita. Ya os expliqué que en un principio no quise decirle nada, para evitar preocupaciones que por aquel entonces creía que iban a ser innecesarias. Pero desde el día que me hicieron la biopsia, cuando le pedí que me acompañara al hospital, ha estado siempre ahí.

Solo una persona que pasa por una enfermedad tan larga como es el cáncer sabe lo que es estar constantemente en el hospital. El otro día lo conté, he tenido unas 70 visitas médicas en un año, y la persona que me ha acompañado a cada una de ellas es mi madre. Desde el primer día decidió que estaría conmigo en todo momento, así que durante 9 meses dejó de trabajar para estar disponible 24 horas. Al principio pensé: madre mía (nunca mejor dicho), un año entero con mi madre metida en casa. Vamos a acabar tirándonos de los pelos (aunque yo no tuviera). Pero luego todo ha ido mucho mejor de lo esperado.

Durante ese tiempo mi madre ha tenido varias luchas a las que vencer: esconder las preocupaciones para que yo estuviera tranquila, hacerme los días lo más agradables posibles, tareas domésticas (las de su casa y las de la mía), aguantar mis malos humores, estar en una casa con 2 gatos siendo alérgica a ellos, fumar en el balcón aún siendo invierno,.. y aún me dejo mil.

Estando a media radio, mi madre tuvo que volver a trabajar. Me insistió muchísimo que si la necesitaba, no volvía. Yo le dije una y mil veces que podía ir tranquila, y era verdad. Ya no había nada desconocido, no había efectos secundarios de los chungos,... Aunque me dio cierta penita, nunca se lo dije. Recuerdo que mi primer día sola de hospital, mi madre me llamó estando yo en la puerta dispuesta para entrar. Llevaba todo un año a mi lado, pero una simple llamada me hizo saber que siempre está pensando en mi, aunque no esté físicamente.

Desde aquí lo quiero agradecer todo lo que ha estado haciendo por mi, cuando he estado enferma y cuando no.

**También quiero decirle que estoy muy orgullosa de ella. Cuando me puse enferma le dije que en mi casa no se podía fumar. Uno de los muchos malos días que tuve le solté de golpe: hay que ver, yo con un cáncer encima y tu metiéndote esa mierda en el cuerpo. Ese día mi madre me prometió que el día que yo acabara el tratamiento, ella dejaría de fumar. Hoy hace 4 meses que mi madre no fuma.

5 comentarios:

  1. Viva la madre que te parió!! y enhorabuena por su esfuerzo de dejar de fumar!!

    QUÉ IMPORTANTE ES TENER A LOS NUESTROS APOYANDONOS!! y es que por mucho que nos hagamos las valientes, sin ell@s la lucha no sería lo mismo.

    ResponderEliminar
  2. Si es que una madre es lo más grande. Que haríamos sin ellas, son piezas fundamentales en el juego de la vida. Además ante una enfermedad tan dura, solo su presencia debe aportar mucha tranquilidad y ánimo.
    Dale un besazo a tu madre y dile que ha hecho muy bien en dejar de fumar.

    Un besote preciosa

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que pasar por esto te hace valorar de verdad a la familia..esos incondicionales para todo...sin ellos esto seria más cuesta arriba...
    Seguro que para tu madre el mejor regalo es verte tan bien como estas ahora Claire.

    ResponderEliminar
  4. Pues nada ya estoy llorando.
    Mis padres han estado y siguen a mi lado cada día y leer esto me ha hecho darme cuenta de que no se lo agradezco lo suficiente. Creo que voy a ir a verlos y darles un beso (hace unas horas que he comido con ellos pero seguro que les alegra verme)

    ResponderEliminar
  5. Qué decir de mi madre (y siguiendo con la línea de las fechas) a ella le diagnosticaron el día antes que a mí, cáncer de ovario.. os podéis imaginar qué marrón y qué broma pesada!!
    Ella ha empezado la quimio el miércoles pasado, después de 2 operaciones bastante más importantes que las mías, pero las 2 somos mu duras y esto no va a poder con nosotras!!!

    ResponderEliminar